Categories Menu

El arte de saber contar una historia (o un chiste)

Cuando se trata de contar una broma, contar un cuento, o tratar de persuadir a alguien con una historia de la vida real, es necesario dominar el arte de la narración. Mientras que algunos lo tienen de una manera natural, otros tienen que aplicarse y aprenderlo. No tengas miedo, porque puedes aprender cómo contar una historia de una mejor forma si sigues nuestros consejos más destacados:

Involucra a tus oyentes.

Eso significa que debes de atrapar la atención de tu público y eso se puede lograr haciendo algunas preguntas o bien haciendo uso de la retórica, que es relevante para la conclusión, en el giro de los acontecimientos y la fijación de la historia que estás contando. Alternativamente, se puedes colocar una frase que puede tener la atención de las personas por ejemplo si vas a contar historias de fantasmas para niños, puedes decir:
Ejemplo de “amor” de un cuento de hadas: “¿Alguna vez se preguntaron por qué aparecen fantasmas cuando estamos solos?

2

Construye la escena.

Tu relato debe acompañar a tus oyentes en una experiencia de inmersión o sea de sentir que viven la historia; deben sentirse transportados a la acción. Por lo tanto, comienza dándoles un contexto en el cual puedan orientarse. Luego continúa añadiendo detalles que describan la acción y que permitan a tu público sentir lo que sentía el persona de tu historia.

Debes prestar atención al cuidado de las palabras. Utilizar palabras específicas para desencadenar reacciones emocionales que deseas. Para una historia: “Había una vez, cuando la magia todavía un mundo donde los animales hablaban”.

Aumenta la tensión

El arte de la narración debe de tener una trayectoria definida; por ejemplo básico es montar la tensión a lo largo de la historia, todo el camino hasta la cima de clímax que debe de mantenerse  hasta la conclusión de tu historia.

3

Recuerda sin embargo que es importante  liberar la tensión en el momento adecuado para contar una historia equilibrada y no termine aburriendo.

Si lo deseas, puedes aliviar la tensión, agregando algunos detalles de importancia secundaria, o una broma si estás contando una historia divertida.

Concentrate en lo esencial.

Como se ha mencionado hasta ahora, incluir detalles para meter de lleno a tu audiencia en la historia es un proceso fundamental; si logras hacer ésto es muy probable que tengas ya el 80% de tu historia ganada.

Sin embargo, es importante y debes asegurarte de que tu historia tenga elementos concluyentes y precisos. Es por eso que es igualmente importante centrarse en lo esencial. Saltar detalles innecesarios y mantener sólo los puramente relacionados con la historia.

1

El tiempo es limitado, deberías de contar historias en un tiempo prudente sobre todo en lo referente a los detalles que contribuyen a que la narración no se alargue demasiado, por ejemplo al  describir una escena, pero siempre ajustados de acuerdo a las reacciones de tus oyentes.

Siempre deberás de poner atención a sus reacciones y verificar si empiezan a parecer aburridos, entonces es tiempo de poner el turbo y llegar a tu final de una manera adecuada.

Compartilo en tus redes socialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest

Comments Closed