Categories Menu

Comer frutas: ¿antes o después de las comidas?

No es cierto que después de una comida de la fruta fermenta, que te provoque digestiones pesadas o hinchazón. Nunca hay una razón para no comer fruta: puede ser un aperitivo o completa, pero puede y deben ser consumidas con las comidas.

Es antes de una comida, de hecho, cuando la fruta conserva todas sus efectos beneficiosos en nuestro cuerpo: mejora la absorción de hierro debido a la vitamina C; con su acidez ayuda a limpiar la boca de bacterias y grasas (principalmente tienen este efecto las manzanas y peras) que los alimentos dejan; también promueve el logro de saciedad sin calorías excesivas. Esto significa que los contenidos de las frutas nos aportan muy poca grasa y menos calorías, un aspecto mucho más útiles en la actualidad, dado el estilo de vida sedentario liderado por la mayoría de la gente.reloj-fruta

Por último protege los alimentos de la oxidación que puede ocurrir en el tracto digestivo y ayuda a prevenir la absorción de grasa y azúcar, a menudo presente en abundancia.

Cada vez más estudios tienden a confirmar que la fruta ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer, pero probablemente este efecto no es sólo debido a las muchas moléculas que contienen  como parte de la actividad protectora (como ácido ascórbico, carotenoides, antocianinas y compuestos fenólicos), también se debe simplemente a la capacidad de la fruta para reducir la densidad energética de la dieta, en sustitución de otros alimentos ricos en grasas y calorías. Las frutas por si solas, proporcionan una amplia gama de beneficios a nuestra salud algunos que seguramente ni te imaginas como los que tiene el plátano, más información aquí.

frutas-antes-de-comer

Además, junto a las moléculas antioxidantes de actividad, la fruta también proporciona elementos valiosos, tales como agua, minerales y fibra. Este último, que es la parte “dura” de la fruta, y que además tiene un bajo valor energético. La flora intestinal se nutre, de hecho, con las moléculas generadas de la producción de fibra, por lo que es importante para la misma salud intestinal. Es un elemento muy importante para la regulación de varios mecanismos fisiológicos del organismo.

Los beneficios, sin embargo, no terminan ahí. La fibra acompañada de agua, ayuda al intestino a funcionar mejor. Por último, ayuda a prevenir o controlar la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, ya que regula la absorción de azúcares y grasas y sus niveles en la sangre.

Para obtener y aprovechar al máximo estos beneficios, debe sconsumir cada día varias porciones de fruta (por un total de al menos 3). Una porción corresponde aproximadamente a 150 g, es decir, a media  fruta  grande (como una naranja o una manzana) o dos o tres o más frutas pequeñas si es albaricoques o mandarinas o ciruelas, etc.

Nada de esto significa que la fruta debe limitarse a las comidas. Siendo rica en azúcares simples, es la energía lista para su uso y, gracias a la fibra que regula la absorción de azúcar, se evitan los picos de glucosa en sangre. Por tanto, es especialmente adecuado como un bocadillo “para romper el ayuno”, tanto para adultos como para niños.

Compartilo en tus redes socialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest

Comments Closed