Categories Menu

¿Sabes por qué se festeja el día de muertos en México? Te lo contamos todo

A diferencia de lo que sucede en otras partes del mundo, el Día de los muertos en México no es un día melancólico, asociado a la tristeza. En la tradición milenaria, del 31 de octubre al 2 de noviembre, a los mexicanos les gusta reunir amigos y familiares para recordar con cariño a sus antepasados.

El motivo de festejar es porque creen que una vez al año los muertos reciben un permiso celestial para visitar a seres queridos. En ese día es importante que el fallecido, sea recibido con mucha alegría y con cosas que le gustaba en vida para aprovechar su paso. Según la tradición popular, en el primer día llegan las almas de los niños, los otros días es el turno de los muertos adultos.
Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, esa es una de las fiestas mexicanas más animadas, celebrada con fiestas, comidas, homenajes y música, todo ello en conjunto con simpáticas calaveritas:

Leer el artículo completo.

Festivales y concursos culturales de dibujos, fotografía o incluso competencia gastronómica para ver quién hace el mejor pan de muerto, ocurre en varias partes del país en esas fechas. Además, en las fiestas hay concursos para elegir el mejor disfraz de “La Catrina” la más famosa representante de la fecha.

Los principales elementos que caracterizan el Día de los muertos son el tradicional pan de muerto, las velas, calaveras de azúcar, dulces de calabaza, frutas, agua, mezcal o tequila, un plato con sal, así como una cruz que señala los cuatro puntos cardinales para que el alma pueda encontrar el camino de regreso al mundo de los muertos.

Como surgió La Catrina

En la era prehispánica, la celebración se produjo durante todo el noveno mes del calendario azteca (alrededor de agosto). En esta época, conservar cráneos para exhibirlos como trofeos durante los rituales era una práctica muy común. La principal personalidad de la fiesta era la diosa comumente llamada “Dama de la Muerte”, que posteriormente fue relacionada a La Catrina, personaje de José Guadalupe Posada.

Construyendo un altar

Montar un altar colorido, con velas, imágenes, bebidas y comida es una de las formas que los mexicanos usan para homenajear a los muertos. Es importante tener representación de los cuatro elementos de la naturaleza.

El viento, por ejemplo, está representado por la decoración con papeles e imágenes que, al moverse debido al “viento”, simbolizan el paso de los muertos por el lugar. El agua se coloca en un recipiente para que las almas aplaquen su sed después de recorrer un largo camino hasta llegar al altar. Las frutas representan la tierra, y se dejan en el altar para saciar el hambre de las almas con el aroma. El fuego viene representado por las velas –cada una que es encendida representa un alma que fue recordada.

¿Quieres vivir esa experiencia en México? Tienes que ir a:

Xochimilco (Ciudad de México)

Aquí es posible vivir una experiencia de Día de muertos a bordo de una trajinera que navega entre largos canales. En la ocasión se prepara una serie de actividades artísticas y culturales. Destaca la representación de la legendaria leyenda de La Llorona.

 

 

San Andrés de Mixquic

Al sur de la Ciudad de México, aquí las puertas de los cementerios se abren a los familiares. Ellos llevan flores, comida, bebida y cantan a los muertos. La noche no los detiene, la música continúa la luz de cientos de velas iluminan los estrechos corredores entre mausoleos que se convierten en testigos de la fiesta mexicana

Compartilo en tus redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on Pinterest

Comments Closed